Buceo en Raja Ampat Paúa N.G.

BUCEO EN RAJA AMPAT ( 1ª Etapa de la expedición )

Al noroeste de la península indonesia de Birds Head (cabeza de Pájaro) en la isla de Papúa, se encuentra el remoto y recién explorado archipiélago de Raja Ampat compuesto por mas de 1.500 islotes, sus islas principales son cuatro, llevan el nombre de los cuatro sultanes que gobernaron en el siglo XV estos paraísos, Misool, Salawati, Batanta y Waigeo. Raja Ampat, pertenece al llamado Triangulo de Coral, compuesto por los arrecifes del norte de Australia, Indonesia y Filipinas, bajo sus aguas, podemos encontrar la mayor biodiversidad marina del planeta, dicen los expertos que hay más de 500 especies de coral, representando más del 60% de todas las especies coralinas que existen en el planeta, además, hay que sumarle sus más de 1.000 especies de peces catalogadas.

El archipiélago aun mantiene la magia de ser terreno poco explorado, apenas es visitado por unos 700 turistas al año en su mayoría buceadores y senderistas, estos últimos, impulsados por descubrir las paradisiacas islas repletas de frondosa vegetación y playas solitarias.

En este escenario que nos acompañara durante los próximos doce días de buceo, disfrutaremos de cuatro inmersiones diarias, de las cuales, muchas serán clásicas y otras tantas de exploración, en total se realizaran unas 40 en toda la travesía.

                     Más de 500 especies de coral                              Más de 1.000 especies de peces catalogadas.

Para bucear en este remoto lugar, se requiere cierta experiencia, en casi todas la inmersiones no faltan las corrientes siendo algunas muy fuertes, la visibilidad aunque varia según el punto de inmersión, suele ser buena y en algunos casos regular por la cantidad de plancton marino en suspensión, si sumamos estas dos combinaciones, corriente y plancton, podemos disfrutar de inmersiones llenas de vida, el espectáculo es bestial, los cardúmenes excitados comiendo y siendo comidos por especies más grandes, tiburones de diferentes especies se desplazan tímidos ante nosotros por las corrientes en el fondo azul, las mantas vuelan por encima de nuestras cabezas absorbiendo plancton, mientras nosotros, “garrapeando” pegados al fondo intentando buscar un coral o una piedra para protegernos de la corriente, y poder contemplar el magnifico espectáculo que nos ofrece este lugar. Los fondos también dejan el listón muy alto, jardines repletos de esponjas, anémonas, corales y muchísima vida pequeña, desde el famoso pez payaso defendiendo la anémona en la que vive, hasta numerosas especies de vistosos nudibranquios, pasando por el caballito de mar Pigmeo. Si es la primera vez que buceas en estos mares, te quedaras realmente impresionado.

Las mantas vuelan por encima de nuestras cabezas.              Famoso pez payaso defendiendo la anémona

EL MSY SEAHORSE

Ya tenemos un marco incomparable para bucear, para poder explorarlo, contamos con una embarcación de lujo. El Msy Seahorse, es un goleta de madera de Teka construida en el 2004 de manera tradicional, con 33 metros de eslora y 8,5 de manga, dispone de 5  camarotes dobles con baño limpios y espaciosos, dotados de varios armarios bien distribuidos donde poder guardar todos tus enseres, todos, equipados con aire acondicionado, también dispone de 2 camarotes más lujosos con cama matrimonial y algo más grandes, totalmente equipados con su aire acondicionado y televisor. La sala de estar y comedor, son lo suficientemente espaciosos para poder pasar buenos ratos de charla y poder contemplar en su televisor, fotos y videos de las inmersiones, cuenta también con una buena biblioteca, donde puedes buscar en numerosas guías las especies que has podido ver en el ultimo buceo, todo ello lo puedes acompañar con café, té y una buena porción de bizcocho, tampoco falta la fruta fresca para picotear. En la cubierta de más arriba, se puede disfrutar del solárium cubierto por lona por el día y descubierto por las noches, sitio perfecto para poder relajarse después del buceo y sobre todo, contemplar los atardeceres deslumbrantes y las noches plagadas de estrellas; es el sitio más visitado. La cubierta de abajo, esta totalmente diseñada para poder abarcar todos los equipos de buceo, todos totalmente identificados y siempre preparados para la inmersión, el espacio disponible es más que suficiente para poder enfundarte en los neoprenos y moverte con toda libertad. Cuenta con el apoyo de otra embarcación de aluminio de unos 6 metros de eslora, perfecta para desplazarse a los puntos de inmersión como para desembarcar en los numerosos pueblecitos isleños. Hay que destacar también, los suculentos alimentos que nos prepara el cocinero y su ayudante, las comidas son abundantes y exquisitas, puedes repetir hasta el postre si te apetece, muchas veces, el pescado de la cena ha sido capturado por la tripulación apenas unas horas antes. No paras de comer.

El Msy Seahorse

En la cubierta de arriba.                                                        En la cubierta de abajo.

Ni la calidez de su madera de Teka, ni el confort de los camarotes, ni sus suculentas comidas, superan a sus gentes, lo mejor la tripulación. Txus Reiriz; un enamorado del buceo, encabeza los mandos del Msy Seahorse, pasa su tiempo entre Indonesia y Bilbao manteniendo a flote su proyecto, nos acompaño en todas las inmersiones y una de las cosas que me sorprendió, es que sigue disfrutando de estos espectaculares buceos como el primer día, bucear con el es un lujo, conoce a la perfección todos los rincones donde más vida hay, conoce las corrientes y las aprovecha para poder ver el momento mas salvaje de los peces, cacerías etc. Si bajo el agua es un lujo, en superficie más, hace que te sientas en el barco como en tu propia casa y cualquier problema con el equipo, siempre estará con sus alicates y repuestos varios para ayudar. El resto de la tripulación excelente también, siempre con una sonrisa y con ganas de agradar, Chichi, Mesi y Franki son los operadores de buceo y con los que más contacto tuvimos, como buenos conocedores de la zona, siempre están descubriendo toda clase de fauna para mostrártela, todo unos profesionales.

Txus Reiriz; un enamorado del buceo

EL CARDUMEN

La convivencia en el barco esta asegurada. En el grupo somos todos conocidos, tan solo a Kirri he tenido el placer de conocerlo en esta expedición, es una persona que no debe faltar en los viajes, su encanto y buen humor no pasan desapercibidos, el resto son todos amigos de expediciones y viajes anteriores, por un lado están: Antón, Alfonso, Imanol, Ion y Juanito, viejos conocidos de esta pagina por las exploraciones polares que hemos realizado juntos, por otro lado están: Mikel, Ibón, Julen y Mitxel, veteranos buceadores con lo que he compartido viajes de buceo por Brasil, El Hierro, Cartagena etc.

Los dias pasan con una harmonía en el ambiente de perfecta convivencia, sin faltar por un momento las risas y los comentarios de lo espectacular del sitio donde estamos, todo como se esperaba con esta gente, perfecto.

Alfonso, Anton, Ibon, Imanol, Ion, Juanito, Mikel, Mitxel, Kirri, Julen y Vicen

UN DIA DE BUCEO

Son las 6.35 de la mañana y ya estoy despierto, la verdad que con el cambio de horario no me cuesta madrugar, Mikel, mi compañero de camarote, sigue tumbado, yo salgo a la cubierta para poder ver el amanecer, esta todo mojado, como todas las noches la lluvia torrencial desala todo el equipo de buceo y refresca las mañanas, las últimas nubes se despiden dejando un cielo naranja que se refleja sobre el tranquilo mar que nos rodea, el lomo de un delfín asoma por estribor saludando los primeros rayos de Sol, yo, ante este espectáculo, recargo las pilas para pasar el día a tope, cuatro inmersiones nos esperan hoy. Desciendo por las escaleras para llegar a la sala de estar y me encuentro a Ion, otro madrugador que ya esta preparándose un café y unas tostadas, yo me dispongo a hacer lo mismo, en pocos minutos la sala esta llena de risas y de gentes, estos días de espectaculares buceos nos están sentando estupendamente, solo tengo que ver las caras de felicidad con las que se levantan los compañeros, seguro que como la mía.

Dejando un cielo naranja que se refleja sobre el tranquilo mar.

Son las 7.43 de la mañana, suena la campana de cubierta, significa que tenemos que prepararnos para ir al agua. La calma de repente se rompe, todos en cubierta enfundándonos los neoprenos, revisando los equipos y analizando el Nitrox, parece un caos pero esta todo perfectamente controlado, mientras, Txus, nos explica todos los detalles de la inmersión, como siempre la corriente es fuerte y yo decido dejar la cámara, seguro que se presenta un buceo divertido. Se decide, que el primer grupo en salir hoy será el A, el de los torpes, a los mandos de Antón y capitaneado por Ion, el segundo grupo el B, en el que estoy yo, grupo envidiado por la mayoría de los miembros del grupo A. El primer grupo desciende por las escaleras para tomar el barco auxiliar, pronto te das cuenta de su merecida fama, tropiezos, olvidos, pisotones, etc. En unos minutos el barco esta de vuelta para recogernos a nosotros, el recorrido es corto, los puntos de inmersión están siempre muy cerca del barco principal. Después de una hora, ya estamos en superficie y de vuelta al barco, como en todas las inmersiones sales totalmente impresionado, es como bucear en una pecera de esas que la gente presenta a los concursos, decoradas al máximo detalle simulando los fondos marinos mas exóticos.

Es como bucear en una pecera de esas que la gente presenta en los concursos.

Son las 9.10 y ya estamos secos, en la sala comedor nos espera el segundo desayuno a la carta, huevos, salchichas, tortilla, zumos, lo que quisieras, os puedo decir, que a pesar de tener ya un desayuno en el cuerpo (cafetito, tostadas, fruta), este segundo entra del tirón, el primer buceo de la mañana te abre el apetito y si le añades que ya lo tienes preparado encima de la mesa pues aun más. Después de llenar los estómagos, disponemos de un ratillo hasta las 10 para volver al agua, esta segunda inmersión será muy especial, se trata de una zona donde acuden las Mantas Diablo para desparasitarse por medio de otros peces, nos asegura Txus que veremos alguna seguro, la emoción nos invade sobre todo a los que vamos a realizar este buceo por primera vez, a la espera, me tumbo un rato en la cubierta a tomar el Sol.

El segundo desayuno a la carta, huevos, salchichas, tortilla. Disponemos de un ratillo hasta las 10 para volver al agua.

Manta Mantra es nuestra segunda inmersión en el estrecho de Dampier. Esta inmersión carece de dificultad, permaneces de rodillas en el fondo y solo tienes que esperar, se trata de una estación de limpieza para las mantas y por ello su presencia esta asegurada, dejan que se acerquen los lábridos limpiadores para que coman pequeños parásitos y piel muerta. El sitio es perfecto para poder observar esta especie, permanecen durante varios minutos “volando” por encima de nuestras cabezas, abriendo la boca al máximo absorbiendo el plancton y bailando danzas subacuáticas, nosotros, hemos tenido la suerte de poder observar una pareja, una con el lomo blanco y otra con el lomo negro, la más grande rondaría los 4,50 metros y ya os podréis imaginar la emoción de poder ver semejantes vestías tan cerca de uno, varias acrobacias y vuelos rasantes nos dejan alucinados pero lo mejor, es la paz que estos bicharracos te transmiten, son majestuosos.

Salimos a la superficie todos contentísimos, en el corto trayecto al barco, todo eran risas y comentarios de lo que acabábamos de vivir.

Lo mejor, es la paz que estos bicharracos te transmiten.

Son cerca de la una y ahora si que disponemos de tiempo para descansar y asimilar estas dos ultimas inmersiones, hasta las 15.30 no volveremos al agua. La paz vuelve al barco, solo es interrumpida por la hora de la comida, llenamos otra vez los estómagos y la paz vuelve, casi todos están en la cubierta de arriba tirados tomando el sol, unos pocos en el salón con algún libro entre sus manos y alguno en su camarote durmiendo la siesta, yo charlo con Txus de sus futuros proyectos tomando un té que amablemente me invita.

Son las 15.40 y como no, suena la campana, todos al agua. De nuevo el caos organizado invade la cubierta donde están los equipos, las dudadas que Txus tiene de como estarán las condiciones de esta tercera inmersión, hacen que se adelante junto con Mesi y Franki a inspeccionar la zona, de vuelta al barco la noticia es que hay muchísima corriente pero lo vamos a intentar. A la de tres nos zambullimos en el agua en negativo, rápidamente alcanzamos el fondo y la corriente es extrema, Alfonso y yo estamos agarrados a una piedra sin saber que hacer, el resto están totalmente dispersados buscándose la vida, el caos es absoluto, Txus nos marca la dirección que tenemos que tomar para protegernos, buscamos rápidamente el abrigo de la pared y avanzamos agarrados por los corales duros intentando no romper nada, yo noto que he perdido una cartuchera de plomos pero como estoy agarrado no hago bolla, sigo avanzando hasta que llego al resguardo, comunico a mis compañeros que he perdido los plomos y me voy a superficie, no soy capaz de mantener la flotabilidad negativa, la inmersión la termino pronto y espero a mis compañeros en el barco auxiliar.

Abordamos el barco después de esta divertida inmersión, un bizcocho nos espera en cubierta para merendar, tan solo nos queda esperar el anochecer para hacer el ultimo buceo del día, sin lugar a dudas el mas relajante de todos. Las primera cervezas empiezan a rodar, las toman los que ya han terminado la jornada de buceo (los abuelitos que pasan de nocturna), no esta permitido beber alcohol hasta finalizar los buceos. Son la 18.43 y suena la la campana, solo unos pocos salimos en el barco auxiliar, la noche esta prácticamente encima y nos cuesta encontrar la pared que vamos a explorar, no se trata de ningún punto de inmersión conocido, seguramente seremos los primeros en bucear en esta pared. El momento antes de entrar en el agua es muy especial y emocionante, no se ve nada, solo el cielo estrellado, el silencio se apodera del barco y todos sentimos lo mismo, de vez en cuando se oye algún animal del pequeño islote donde estamos cuya pared, es la que vamos a explorar. Dentro del agua, a la luz de nuestro focos, todo se convierte en vida y color, los corales están deslumbrantes todos con sus pólipos extendidos, peces globos durmiendo dentro de enormes esponjas, numerosas langostas buscando alimento, las morenas fuera de sus refugios cazando, y muchas especies de nudibranquios, gozamos de este espectáculo más de una hora, la temperatura de 29º a la que esta el agua, invita a disfrutar de estas inmersiones nocturnas a tope. Salimos del agua y esta lloviendo torrencialmente, hace una hora estaba totalmente despejado, pasa casi todas las noches, es el clima tropical.

Solo nos queda esperar el anochecer.

Sigue lloviendo pero ya estamos al resguardo de la lona de cubierta, mientras nos secamos, tomamos un chocolatito con leche que nos preparan para después de la nocturna. La campana suena pero esta vez el que la toca es Mikel, es el aviso de que el picoteo de ibéricos esta listo, es el momento de desconectar del buceo, el buen ambiente se apodera de la sala de estar, solo se oyen risas y aventurillas varias contadas por la peña, las conversaciones son de elogios al vino y embutido que hemos traído. Por si fuera poco, después la cena, una ensalada, pescado y postre, que exageración.

Son las 22.25 de la noche y la calma vuelve al barco, las luces están apagadas y la gente toma las ultimas cervezas en la cubierta de arriba, como todas las noches, la tormenta ya ha pasado y el cielo esta lleno de estrellas, todos en silencio nos relajamos y nos envolvemos en nuestros pensamientos, un día más muy intenso, me voy a dormir.

Las ultimas cervezas.

Expediciones

Buceo

Inicio

 

Expediciones

Polares

Trekking

Montaña

Viajes

Bicicleta

Fotogrfías

 

Videos